Brazing: soldadura fuerte

Publicado en: Notas | 1 julio, 2019

La soldadura fuerte es un proceso muy efectivo de unión de metales. Se diferencia de la soldadura blanda por las altas temperaturas y las juntas más firmes.

llama_oxiacetilenica e

Las uniones que se obtienen en el proceso de soldadura fuerte tienen una gran firmeza. De hecho, en ocasiones resultan más resistentes que los dos metales que se sueldan. Además, soportan la tracción, repelen el gas y el líquido, resisten los golpes y permanecen inmunes ante los cambios de temperatura.

Por otra parte, como este método no provoca fundición sino unión en los metales, éstos no se distorsionan y conservan sus propiedades originales. Por esta razón, las juntas soldadas suelen verse limpias y bien acabadas. Así, este proceso es el más adecuado para unir equipos de construcción pesada o también para soldar metales diferentes entre sí. Gracias a la versatilidad del procedimiento, se puede utilizar un amplio rango de materiales, sin que esto perjudique la eficacia de la soldadura.

848434_acercamiento-re-lindo

La soldadura fuerte es un proceso práctico, ágil y económico, en comparación con otros grandes métodos de soldadura industrial. Su rango de temperaturas no es muy elevado, aunque supera los 450° C. También se puede adaptar a los procesos de soldadura automática o de manufactura esbelta.

Historia
La soldadura fuerte es el método más antiguo para unir metales, sin contar los métodos mecánicos. Este procedimiento tiene orígenes remotos, quizá desde la civilización egipcia y sus métodos para soldar vasijas o joyería. Inicialmente, dada la carencia de tecnología para producir calor, este proceso se usaba en aleaciones de oro-cobre, plata-cobre, plomo y estaño, puesto que sus puntos de fusión son relativamente bajos. Se utilizaban algunos materiales orgánicos para eliminar la oxidación y mejor el acabado de los metales.

El despertar de este procedimiento, que cambió el mundo de la soldadura por completo, fue el inicio del siglo XX. Ante la exigencia para fundir metales a bajos costos, comenzó una expansión de todos los procedimientos de soldadura. Al final de la Segunda Guerra Mundial comenzaron a surgir otros tantos procedimientos, que complementaron los alcances de la soldadura fuerte. De este modo, la tecnología evolucionó hasta abarcar la gran variedad de aleaciones que hoy se pueden soldar con este u otros procedimientos.

Descripción del proceso
En términos generales, este método consiste en unir dos piezas de metal, por medio de la fundición un tercero. Este último se denomina metal de relleno, y debe tener un punto de fusión inferior a los otros dos, para permitir que se funda sin afectar las propiedades de los metales a unir. Al calentar el área de unión, el metal fundido fluirá hacia el espacio entre las dos piezas, por medio de acción capilar. De este modo, se formará un enlace consistente entre los dos metales conforme se enfríe la superficie. Por la precisión de esta técnica, es importante que los metales estén debidamente limpios, ya que esto influye en el efecto capilar de la fundición.

brazing-processes

Por otra parte, también se debe considerar la separación entre ambas superficies, pues repercute de manera directa en los resultados. De hecho, esta medida es casi microscópica: generalmente, la distancia ideal varía entre los 0.2 y los 0.01 mm. Cuando el espacio entre los metales es demasiado estrecho, se perjudica la fluidez del relleno fundido, por lo que no se completa su dispersión en toda la junta. En cambio, si el espacio es más ancho de lo debido, la acción capilar disminuye y el metal de relleno tampoco llenará la unión.

En todo caso, destaca la precisión y exactitud de este procedimiento. La diferencia entre uniones firmes y estéticas es incluso más pequeña que un milímetro.

Te invitamos a disfrutar el articulo completo en nuestra edición de junio.

SUSCRIPCION FP23